Inicio : +34 981 13 42 23
Inicio Inicio Inicio Inicio

producto

Percebe
Pollicipes cornucopiae
PCB

Lo que de forma genérica conocemos como pesca es, básicamente, una actividad que se produce y mantiene por la explotación y por el aprovechamiento de los recursos naturales marinos. Partiendo de ellos, aparece un de los principales sectores de Galicia, que aprovechando la riqueza biológica del litoral gallego, constituye el motor de su economía y base de múltiples ramificaciones en actividades industriales y de servicios. Dentro de la pesca, aparece un tipo de explotación más sencilla y artesanal consistente en la actividad extractiva y de captura de mariscos, corrientemente conocida por marisqueo.
   La aparición en diferentes asentamientos costeros castrenses de restos de conchas y otras placas calcáreas procedentes de moluscos y crustáceos, atestigua que desde la antigüedad hubo un aprovechamiento directo de los recursos por lo que la pesca y el marisqueo siempre han sido actividades de gran relevancia en las poblaciones litorales.
   Aunque la pesca adquiere una importancia enorme en el desarrollo económico y social de Galicia, esta región es conocida dentro y fuera de España por la calidad de sus mariscos, siendo el marisqueo un sector permanentemente en auge. En concreto, de 1980 a 1999 se multiplicó por tres la demanda de moluscos en el mercado español.
   Pero, curiosamente, el indiscutible rey del marisco en Galicia no es un molusco, sino un crustáceo. Tan exquisito como desconocido,

El percebe suele aparecer en las rocas formando densas piñas de individuos

Producto único con una calidad insuperable, distinguible simplemente por su sabor. Debido a la fama y gran prestigio culinario del percebe gallego, en la actualidad algunos comerciantes extranjeros introducen percebe de baja calidad y precio procedente de estos países, especialmente de Marruecos, aprovechando la elevada demanda comercial del auténtico "gallego". Dentro de Galicia destacan por su productividad y calidad, las poblaciones de el percebe pertenece a la clase de los crustáceos a la que pertenecen los más sabrosos, conocidos y demandados mariscos, como son las cigalas, las centollas o las nécoras.
   El percebe Pollicipes cornucopia habita en las costas occidentales atlánticas de España, Portugal, Francia y Marruecos, aunque debido a las especiales características de las aguas gallegas, el percebe que se desarrolla en las costas de Galicia, aún siendo de la misma especie.

Las costas de Ortegal y Costa da Morte, en la provincia de A Coruña. En estas zonas, la explotación que llevan a cabo los percebeiros es difícilmente catalogable como sencilla.
   Esas especiales características que poseen las rías gallegas son consecuencia directa del fenómeno de afloramiento que tiene lugar en la plataforma continental de Galicia. Éste surge como combinación de dos factores: por un lado la acción del viento en dirección paralela a la costa y por otro el movimiento de rotación terrestre. Ambos provocan un desplazamiento de las aguas superficiales de la costa hacia el océano y la consiguiente ascensión de aguas profundas para compensar ese vacío.

Estas agua profundas ascenderán a una temperatura muy baja y cargadas de nutrientes (nitratos, fosfatos,... y otras sales inorgánicas), básicos en la dieta alimenticia del fitoplancton y del zooplancton, plantas y animales acuáticos, que son la base de la alimentación de organismos superiores, entre ellos el percebe.
   El fenómeno de afloramiento no se produce durante todo el año sino que se inicia en primavera, en abril, adquiriendo su máxima intensidad en el verano, para finalizar al iniciarse el otoño. Precisamente a las aguas del afloramiento se deben las bajas temperaturas que tiene el mar en las rías en pleno mes de agosto, que conocen bien los bañistas.

Esta uña protege al animal del ataque de un posible depredador y por otro lado, lo protege de la desecación en los momentos de bajamar donde el nivel de agua desciende y el animal queda al aire.
   Que esté esta parte especialmente protegida no es casualidad: bajo esas placas aparecen la mayor parte de los órganos vitales del percebe, en lo que se conoce como el prosoma del percebe. Destacan 6 pares de cirros y la boca, primer eslabón del aparato digestivo del animal. Los cirros, en la actualidad, actúan como apéndices móviles cuya función es captar el alimento del medio y transportarlo a la boca. Y digo en la actualidad, pues se cree que son el resultado de un proceso evolutivo y que originariamente actuaban a modo de patas que permitían desplazarse al animal.
   El capítulo presenta tres movimientos encargados de coordinar en la alimentación del percebe. Un paquete muscular, el cirral, se encarga del movimiento de los cirros de búsqueda y captura del alimento; otro grupo de músculos, se encarga de elevar el prosoma para poder extender los cirros fuera de la uña y así facilitar su función y un tercer músculo, el lateral, permite la flexión del prosoma y facilita el transporte del alimento a la boca. Por otro lado, el capítulo presenta otro músculo, el aductor, que permite la apertura y el cierre de la uña facilitando el funcionamiento